Las autoridades americanas admitieron que debido a la falta de transparencia, están estudiando aplicar restricciones a la entrada de ciudadanos chinos en sus países, después de desde el próximo 8 de enero su gobierno les permita salir del país.

    Actualmente, los viajeros internacionales han de probar al entrar a Estados Unidos que están vacunados, aunque hasta ahora no se sabe si las vacunas chinas permiten superar este trámite.

    China, por su parte, en una declaración no exenta de ironía, ha dicho que las normas del coronavirus se han de aplicar sobre una base científica, cuando hace apenas unos días el criterio en China era el contrario al de hoy.

    “Hemos de mantener los esfuerzos conjuntos para permitir el cruce de fronteras y la estabilidad del sistema de transporte para promover la recuperación económica y el crecimiento” añadió Wang Wenbin, portavoz del ministerio de Exteriores chino.

    Un portavoz de la Unión Europea dijo anoche que “los países miembros acordaron eliminar las restricciones para viajar. Se sobrentiende que si fuera necesario se aplicarían nuevas medidas, pero de forma coordinada”.

    Europa explicó que la subvariante BF7 de la variante Omicron del Covid, hoy prevalente en China, ya ha estado en Europa.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.