La economía brasileña avanzó un 1,2 % en el segundo trimestre de 2022 con respecto al anterior, impulsada por la industria y por el sector servicios, según informó esta semana el Gobierno. El crecimiento es moderado pero constante, y este verano la tasa de paro ha caído al 9,1%, la más baja desde 2015. Sin embargo, las clases medias brasileñas no han retomado los viajes, en un panorama de incertidumbre política y económica, aunque sí lo han hecho las clases altas.

Río de Janeiro.

La tasa del paro del 9,1% registrada en Brasil en este mes de julio significó una reducción de 4,6 puntos porcentuales en comparación con el mismo período de 2021, pero aun así el país tiene más de 9,9 millones de desempleados, según datos del Gobierno.

En la comparación con el mismo período del año pasado, el producto interior bruto (PIB) de Brasil creció un 3,2 %, mientras que el acumulado en el primer semestre de 2022 avanzó un 2,5 %, según los datos divulgados por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Ya en el interanual, en el crecimiento de los últimos 12 meses hasta junio se reportó un ascenso de 2,6 % en el indicador.

Las clases medias siguen aplazando sus viajes al extranjero

Un total de 564.000 turistas de Brasil viajaron a España en 2019. Esa cifra cayó a 167.000 turistas durante el primer año de la pandemia y aún descendió algo más en 2021 (139.000 llegadas), tal y como explicamos en ¿Qué fue de los BRIC? Análisis turístico caso por caso.

Desde agosto de 2021, España reabrió las fronteras a los viajeros brasileños, con certificado sanitario

Sin embargo, el despegue del emisor brasileño ahora mismo depende más de cuestiones políticas y económicas que sanitarias.

Impasse político

Y es que Brasil celebra elecciones presidenciales el 2 de octubre, en las que se enfrentan dos opciones políticas muy divergentes, con los candidatos Jair Bolsonaro y Lula da Silva.

El país vive, por tanto, en una situación de impasse, lo que estaría retrasando medidas políticas y reformas económicas, generando cierta inseguridad entre los inversores y creando inestabilidad en el tiempo de cambio dólar-real, según apunta un informe de Turespaña.

Mercado con potencial, pero inestable

Este ambiente enrarecido, unidad a la elevada inflación y el aumento de los precios del combustible, ha hecho que las clases medias sigan posponiendo planes de viaje al extranjero.

“Sin embargo, las clases altas retoman sus viajes internacionales sin verse afectadas por este contexto tras dos años de pandemia en la que existe una demanda reprimida”, indica el informe de Turespaña

En definitiva, “a pesar de que Brasil posee un gran potencial de crecimiento a nivel emisor y de que los últimos años ha nacido una clase media con capacidad para viajar, la situación global para este mercado se ha tornado inestable por la existencia de varios desafíos relacionados con las fluctuaciones monetarias aplicadas y las crisis política y económica”, apuntan las mismas fuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.