Agencias de viajes online, hoteles y aerolíneas han comenzado a aceptar criptomonedas como el bitcoin. Pero los expertos avisan: implementar este sistema de pago puede suponer un quebradero de cabeza tecnológico, jurídico y contable para las empresas, sin olvidar los fuertes altibajos en la cotización.

También suele ocurrir que algunas empresas anuncian que aceptarán criptomonedas, pero, pasado el tiempo y la euforia inicial, dejan de hacerlo o acaban recurriendo a plataformas intermediarias.

Podemos ver, por ejemplo, los complejos términos y condiciones para el pago con bitcoins en la web de Expedia. La agencia de viajes online avisa que “para completar su reserva, será redirigido al sitio web de Coinbase, donde verá el costo total de su reserva en Bitcoin, según una tasa de cambio establecida por Coinbase. El precio de Bitcoin para su reserva seguirá siendo válido durante 10 minutos. Si no inicia un pago durante este tiempo, la tasa de cambio de Bitcoin se actualizará y el precio de Bitcoin para su reserva puede cambiar”.

No olvidemos que, en 2022, las criptomonedas se enfrentan a duras caídas en sus cotizaciones.

Registro extracontable

Según explica Matthew Chapman, cofundador y director técnico del proveedor de tecnología de reservas de viajes Vibe, “hay algunas empresas de viajes que están empezando a aceptar las criptomonedas, sí. Pero hay que entender que en casi todos los casos están utilizando algún tipo de plataforma intermediaria para gestionar el pago, como Coinbase o BitPay. En otras palabras, están añadiendo la cripto como podrían añadir cualquier otro producto sin importancia”.

“Si estás pensando en esto, es importante que consideres que todas estas plataformas de pago cobran a los proveedores una pequeña comisión y, por supuesto, están los recursos de implementación necesarios para hacerlo. También hay implicaciones fiscales en algunas jurisdicciones, lo que hace necesario un registro extracontable. Básicamente, hay que preguntarse, ¿aceptar criptomonedas deja mejores resultados en la red? Ahora mismo probablemente no, pero eso podría cambiar con el tiempo”, añade el director técnico de Vibe.

Complicaciones de implementación

Quien también advierte sobre las complicaciones para implementar el pago con criptomonedas es James Montague, director de Seguridad e Integraciones de la empresa especializada en tecnología hotelera Shiji.

“Hemos tenido uno o dos grupos hoteleros que nos han preguntado sobre esto, pero una vez les explicamos las complicaciones de permitir que los huéspedes paguen con criptomonedas, no ha generado mayor interés, sobre todo como método de pago presencial“, apunta este experto.

Y es que muchos hoteles, añade Montague, incluso siguen teniendo problemas para aceptar pagos con tarjeta de crédito a través de internet “en vez de registrar tus datos y cobrarte luego con la tarjeta física a tu llegada”.

Incluso PayPal, AmazonPay u otros métodos de pago alternativos “son un problema para la mayoría de hoteles”, añade.

Otra complicación añadida para el pago con criptomonedas tiene que ver con el proceso de depósito, un trámite que comúnmente suele hacerse cuando el huésped se registra con su tarjeta de crédito para consumos en el mini-bar o en la terraza del hotel. “Sería bastante difícil, ya que no hay manera de hacerlo actualmente con criptos: pagarías un depósito, pero luego, cuando llegue el reembolso, el valor de esa cripto podría ser diferente“, explica James Montague.

En conclusión, dice, “por todas estas razones, y muchas más, podéis creerme, en los próximos años no veremos que esto sea algo llamativo, con la excepción, quizás, de un número muy pequeño de hoteles”.

¿Qué criptomonedas se aceptarían?

Problemas de gestión interna al margen, otra cuestión a valorar por una empresa turística es qué criptomonedas estaría dispuesta a aceptar como medio de pago. En la actualidad, existen miles de monedas virtuales: bitcoin, etherum, tether, USD Coin, BNB, cardano, solana, dai, tron, avalanche, cosmos, cronos, stellar, flow, filecoin…

Según indica Alex Barros, director de marketing e innovación de Beonprice, plataforma de gestión de ingresos para el sector de la hostelería, “con los miles de criptomonedas que existen, los hoteleros tendrían que revisar continuamente cuáles quieren aceptar y cuáles no”.

Otro motivo de preocupación serían los cambios constantes en la cotización, lo que obligaría a revisar los precios de venta continuamente.

Hay empresas con herramientas que pueden manejar esto y la mayoría de las otras cuestiones técnicas o relacionadas con el riesgo que un hotelero podría tener. Pero la pregunta es: ¿a qué precio? ¿Y qué pasa con la tecnología y los recursos internos que se necesitan para resolver el problema?”.

Por todo ello, concluye Álex Barros, “al final todo se reduce a la demanda: si todos los clientes quisieran pagar en pesos mexicanos o en dólares neozelandeses, se encontraría la manera de hacerlo”.

¿Un simple ejercicio de marketing?

Lo cierto es que las primeras aerolíneas, OTAs y hoteles que han comenzado a aceptar criptomonedas, aunque sea a través de plataformas intermediarias especializadas en estas divisas, de momento han conseguido ser noticia y que se hablara de estas empresas en redes sociales, diarios, foros, etc.

Ahora bien, desde el punto de vista de los medios de comunicación, el primero en llegar es quien se lleva el titular, por la novedad que supone. Pero el segundo ya no suele ser noticia.

Según apunta Fabián González, fundador del evento de turismo de lujo Forward_MAD (Madrid, 5-7 de octubre), “cuando se trata de criptomonedas, si hay la más mínima demanda, los hoteles de lujo se darán prisa en encontrar la forma de aceptar el pago, sobre todo porque ahora hay muchos servicios que convierten las criptomonedas en dinero fiduciario -dinero del mundo real- al instante y sin riesgo. En este momento parece que la demanda es realmente minúscula, pero hay indicios de que está creciendo entre los viajeros con dinero”.

“Mi opinión es que los hoteles que actualmente aceptan criptomonedas lo hacen más como un ejercicio de marketing y relaciones públicas que otra cosa, y con bastante éxito dado que algunos consiguen mucha publicidad gratuita al hacerlo”.

Según un reciente informe de Amadeus publicado este año, invertir en la aceptación de pagos con criptomonedas solo está en la hoja de ruta de un reducido porcentaje de empresas del sector turístico. De hecho, apenas el 14% prevé destinar parte de su presupuesto de tecnología financiera a esta funcionalidad.

No olvidemos tampoco el proyecto Libra de Facebook, anunciado a bombo y platillo en 2019 y que consistía en la creación de una nueva criptomoneda basada en tecnología blockchain. Gigantes como Booking, Uber y Expedia se interesaron por formar parte de este sistema, pero de momento el proyecto no ha despegado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.