El sector turístico logró superar el freno que le provocó la pandemia de coronavirus y tras dos años en rojo el turismo creció un 10% respecto al receso de invierno de 2019.

De acuerdo con los datos del Observatorio Argentino de Turismo, más de 5 millones de argentinos viajaron por el país y más de 420.000 turistas del extranjero ingresaron al país durante las vacaciones. Los mayores niveles de ocupación hotelera se registraron en las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca, Santiago del Estero y Mendoza; y en las localidades de Puerto Iguazú, San Carlos de Bariloche, San Martín de los Andes, Villa Carlos Paz y Tandil.

En total, los turistas fueron 5.186.281 (24,9% más que en 2021) que, con una estadía media de cuatro días y un gasto diario promedio de $5830 (53,8% por encima del año anterior), dejaron ingresos directos por $120.944 millones.

“En la suba del gasto diario incidió mucho la inyección de dinero de los visitantes internacionales, además de que este año las familias realizaron viajes a distancias más largas que en 2021, involucrando más costos de transporte. También hubo más oferta de actividades recreativas, deportivas y culturales (el año pasado fueron más limitadas por la pandemia)”, explicó la entidad.

Según TN, datos de CAME destacan que casi 16 millones de personas que se movilizaron (entre turistas y excursionistas) gastaron un total de $147.313 millones en las ciudades que forman parte del circuito turístico nacional.

“Como sucedió en la temporada de verano, en los fines de semana largos de Carnaval, Semana Santa y el último de junio volvimos a superar las cifras de movimiento turístico de la prepandemia. Ya no es recuperación, es crecimiento del turismo en todo el país”, aseguró el ministro de Turismo, Matías Lammens.

Las ramas con fuerte desarrollo por efecto de las vacaciones fueron pasajes de ómnibus y avión (145%), jugueterías (83%), gastronomía (57%), indumentaria (54%) y turismo y hotelería (30%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.